la red. .. ¡Es una frecuencia!

Esta página quiere ser una ventana desde la que mirar hacia fuera a través de una red un poco especial… ya que se compone de personas: en primer plano no es lo que haces, sino lo que eres.

Ninguna escuela, ninguna ideología, ninguna asociación y ningún riesgo de caer en una trampa inherente a cualquier estructura que, en un nanosegundo, se vuelve piramidal: alguien guía, alguien delega, ninguno a la par. No tenemos nada que vender y nadie de convencer. Nos sentimos conectados a una frecuencia difícil de explicar con palabras, pero reconocible, porque sientes que es tuya.

Es una frecuencia de renacimiento para el flujo de la vida, de presencia y determinación, de elección y realización. La red existe porque tú estás en presencia con ti mismo.

Es una resonancia incontenible, no alineable, imposible de manipular. En esta frecuencia hay una inmensa riqueza, ya que es un repetidor de la emanación de cada ser que ha elegido ser presente con él mismo, y cada uno es en sí mismo un mundo infinito, abierto a un intercambio continuo incluso sin palabras, incluso sin contacto. Es él mismo un portal que emite en su realidad un flujo continuo y sinérgico que reconecta a la red. Y por tanto, una red etérea… pero nunca estuvo tan concreta y clara, porque son las personas mismas que forman parte de esta red a ser concretas, o sea, presentes a su esencia.

A muchos, cuanto escrito resultará incomprensible… pero no es un problema, estamos en diferentes frecuencias y cada uno tiene el derecho de elegir la suya.

También sé que muchos sentirán lo que estoy diciendo y no tendrán necesidad de explicaciones. Podemos ponernos en contacto, o también no: lo que es realmente importante y transformador, es que sabemos que ¡estamos allí!

Esto es suficiente, el resto va a nacer de manera espontánea y natural. Cuando estarán listos, muchos enlaces y contactos fortalecerán esta página.